Pazar, Nisan 14, 2024
Spanish

¡Para evitar nuevas pandemias del coronavirus, Soberanía Alimentaria ahora mismo!

El mundo está paralizado por la pandemia del coronavirus. Hay noticias de nuevos casos y de víctimas en todos los países. Estamos frente a una nueva pandemia después de las enfermedades como las vacas locas, la gripe aviar, el SARS y la gripe porcina que aparecieron a finales del milenio y que continúan hasta hoy en día. Aunque estas enfermedades hayan ocupado la agenda internacional durante muchos días, y a pesar de que los científicos hayan advertido de que lo peor aún no había llegado, los gobiernos ignoraron la emergencia de estas epidemias. Permitieron al capital implementar políticas y prácticas que alteran el equilibrio ecológico y que conllevan al cambio climático global.

La agricultura es la producción vegetal y animal iniciada por los humanos mediante la mejora (el cultivo) de las plantas y animales silvestres que ya existían en la naturaleza para satisfacer sus necesidades. Si la producción agrícola es, por un lado, una intervención en la naturaleza, por otro lado, es una producción compatible con la naturaleza y realizada en conjunto. Los productos que provienen de esta producción no están destinados solo para la alimentación humana y animal, sino también para la elaboración de la ropa, la protección de las enfermedades, etc. facilitando la vida de las personas en muchas áreas. Sin embargo, el afán de las empresas por controlar la producción agroalimentaria y aumentar sus ganancias mediante “técnicas avanzadas que permiten incrementar el rendimiento por unidad de tierra ” sigue contaminando la tierra, el agua y el aire poniendo en peligro la vida en su conjunto.

Como parte de este proceso, los productos químicos se hicieron indispensables para la producción agrícola, las empresas se apoderaron de las semillas modificando su estructura genética, el ganado fue encerrado, los animales herbívoras se convirtieron en carnívoras – al alimentarse por una especie de harina hecha de huesos y de sangre animal – y, como consecuencia, su sistema inmunológico fue debilitado contribuyendo a la emergencia de muchas enfermedades que se propagaron a los humanos. Fue demostrado, por ejemplo, que la enfermedad de las vacas locas que fue transmitida a los humanos desde animales que fueron alimentados por este tipo de “piensos”.

Entre los factores que conducen al deterioro rápido del equilibrio ecológico y al cambio climático global, podemos nombrar la práctica de la agricultura industrial, la deforestación de bosques, el confinamiento de las aguas en las centrales hidroeléctricas, las inversiones energéticas e industriales, el uso de tierras agrícolas por otros fines, la urbanización invasiva, etc.. La degradación ecológica y el cambio climático aceleran además la mutación de los viruses. Por ejemplo, el virus de la gripe aviar apareció en las gallinas criadas en granjas industriales y cuyo sistema inmunitario fue debilitado. Tras la mutación del virus, la gripe aviar fue primero transmitida a algunas aves y de allí a los humanos. Para prevenir la gripe aviar, las aves que se alimentaban de garrapatas fueron sacrificadas y ello provocó un aumento de la población de garrapatas en los pastos y praderas que, a su vez,

fue la causa de la proliferación de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo. En otros términos, romper el equilibrio ecológico causa nuevos problemas en el conjunto de la cadena.

Los sistemas ecológicos son un conjunto donde se integran animales, plantas, hongos, bacterias y virus. El peligro comienza con la destrucción de este conjunto y su transformación en mercancía. Hoy todos y todas somos testigos a este fenómeno. Como resultado de la degradación ecológica, del cambio climático global y de la destrucción de la biodiversidad, los virus ya no tienen espacio para permanecer y mutan en nuevos habitats causando así nuevas epidemias como las que experimentamos hoy en día. Asimismo, el deterioro del sistema ecológico representa una amenaza mortal para todos los seres vivos.

Desde ÇİFTÇİ-SEN, defendemos:

1. El cambio radical de las políticas en el ámbito energético, de desarrollo, de industrialización y especialmente en la producción alimentaria industrial para detener las pandemias del presente y prevenir su aparición en el futuro.

2. Detener la mercantilización de los alimentos, aguas y tierras

3. Las sociedades que se alimentan con productos genéticamente modificados – en aras de mejorar la apariencia, el rendimiento y prolongar la fecha de caducidad de los alimentos – experimentan graves problemas inmunológicos y pierden resistencia ante las enfermedades. Para evitar el hambre y la propagación de virus en el futuro, los esfuerzos de las empresas para patentar las semillas y hacer modificaciones genéticas deben detenerse

4. La implementación de políticas de desarrollo que protejan las semillas locales y razas autóctonas. Las prácticas de agricultura industrial que envenenan el agua, la tierra y el aire con productos químicos; las inversiones energéticas y el uso de las tierras agrícolas por otros fines deben detenerse

5. La implementación sine qua non de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales por todos los países

6. El desastre medioambiental, las pandemias e infecciones pueden reducirse mediante la Soberanía Alimentaria que se funda en el sistema alimentario de los pueblos y la autonomía de los agricultores, en lugar de un sistema alimentario controlado por las empresas. Y para esto, es imprescindible apoyar la pequeña agricultura familiar y la producción agroecológica.

¡No permitan la alteración del equilibrio ecológico para evitar nuevos casos de Coronavirus!

¡Para evitar nuevas pandemias mortales, Soberanía Alimentaria ahora mismo!

26 de marzo del 2020

SINDICATO DE AGRICULTORES

ÇİFTÇİ-SEN

Ali Bülent ERDEM Adnan ÇOBANOĞLU

Presidente Secretario de Organización

0 Paylaşımlar